viernes, 15 de junio de 2012

Ateo: Natural por Excelencia

  Es interesante y curioso notar que siempre las personas creyentes o religiosas dicen que su creencia es la verdadera, y afirman que se manifiesta en la naturaleza, en nuestra vida cotidiana, etc. Todas bananadas a las que nos tienen acostumbrados, por supuesto. Pero lo verdaderamente bizarro es que la postura por naturaleza del hombre es la Atea.

  Quien diga lo contrario, que se joda: Es simple, sentido común. ¿Alguna vez has visto a un niño señalar a Dios, rezar el rosario, o bendecir las palmas antes de que aprenda de sus padres, tutores o alguien que conozca? Pues, yo no, ni he escuchado nada similiar. Por supuesto que la creencia en algo superior es producto del medio, y en este caso se transmite por contacto con otras personas. Pero, sin ninguna duda, nadie nace con el sentimiento de que existe un dios o algo así.

  Así que, tanto el argumento de "ver a Dios en la naturaleza" como que "la existencia de Dios es perfectamente natural" son puras patrañas; Ojo, de nuevo aclarando: estoy viendo las cosas desde el punto de vista agnóstico, osea, tampoco digo directamente que Dios no existe. Pero ese argumento sí, es totalmente estúpido y sin sentido, al igual que todos los argumentos de la religión en sí. Si Dios fuera natural, lo podríamos percibir a través de un sentido, y no sólo por un libro y leyendas que, ¡Adivinen! los creó el hombre. Osea, Dios es tan natural como una tostadora.

 Si existe Dios, será el conjunto de leyes que gobiernan a la naturaleza? Pues, es que son conceptos diferentes, no pueden ser lo mismo. Osea, no se puede decir que "Dios es el orden que existe en el Universo", porque en realidad ese no es el significado de esa palabra. Se puede decir en un sentido metafórico, pero eso se tiene que aclarar de antemano. Por ejemplo, Einstein citaba que "Encontraba a Dios en el orden del universo" y "la manera en que se desvelaba frente a nosotros". A pesar de que Einstein era un verdadero genio no sólo en la Ciencia sino también en las palabras y su facilidad para decir cosas exageradamente bellas, mucha gente no lo entendió y lo tildó de creyente. Pero no es así; Einstein, en conceptos de religión, era totalmente Ateo. Lo que él llamaba "Religión" era en realidad una forma Romántica de ver la vida y el universo. Una visión que sólo podrá asimilar una persona que esté libre de prejuicios, una persona que no está casada con la creencia o no creencia. Una persona de ciencia, de un nivel intelectual totalmente superior.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada