viernes, 22 de junio de 2012

La Religión y el Miedo

  Uno de los mayores secretos del éxito que tiene la religión en el mundo, es el muy buen uso que hacen de una enorme debilidad humana, conocida y respetada por todos. Condición ineludible para el hombre, aunque bien tratada puede ser entendible y llevable: El miedo.

  Sin duda, el miedo es el principal motor que hace que los hombres sigan una religión. Como seres capaces de tener una complejidad y entendimiento moral y ético bastante alto, el ser humano sabe cuando hace algo bien o mal, o al menos sabe cuál fue su intención. Y la consecuencia de esto, la conciencia, es un ente muy participativo luego de accionar, en la mayoría de las personas.

  Piénsalo por un instante: Crees que las personas irían a rezar, o a misa, o harían "penitencias" si es que no se les prometía el cielo? Crees que tendrían fe en un ente si este no les prometía perdonarlos de sus pecados? -Por supuesto que no. El hombre, como ser egoísta, busca siempre su propio beneficio. Y es este beneficio el que lo lleva a autoengañarse creyendo en una religión, por más que todas las pruebas e indicios apunten hacia el otro sector de la cancha.

  Otros hombres, más espabilados, aprovechan esa debilidad que tenemos y la convierten en fuente de poder y riquezas. Utilizan nuestro mayor defecto para que luego, con la conciencia intranquila, les demos nuestra lealtad, nuestra fe, nuestros sueños y nuestras ganancias.

  Por esto, asumo que el hombre ideal, el hombre perfecto, el hombre que esté libre de culpas, deudas y penas, probablemente será Ateo. Porque no tendrá miedo de encarar el destino, y sabrá que, de existir un dios, este no le echará en cara su creencia, sino los buenos o malos actos que realizó en vida. 
 

Imagen: http://comofijarmetas.com/wp-content/uploads/2011/08/riqueza-y-plenitud.jpg


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada